aloe veraEl aloe vera, también conocido como sábila, ha vivido un “boom” en occidente en los últimos años, pasando de ser un completo desconocido a un elemento indispensable del mundo de la cosmética, pero también de las industrias farmacéutica y alimentaria. Mientras que a comienzos de década nos preguntábamos qué eran esas hojas verdes, ahora no podríamos vivir sin ellas.

Aunque no lo parezca, esta planta medicinal que forma parte de la familia Asphodelaceae se llevaba usando milenios en oriente. Gracias a sus propiedades curativas y terapéuticas para tratar la piel ha cosechado un gran éxito. Pero, ¿cuáles son todas sus ventajas? ¿Existen contraindicaciones? ¿Cómo utilizarlo?

En este artículo analizaremos todos estos puntos para que descubras cómo poder añadirlo en tu día a día de manera que sea tan útil como eficaz.

Origen y tipos: Guía para no perderte

El aloe vera, botánicamente hablando, es una de las más de 250 especies del Aloe que existen en todo el mundo. Aunque se desconoce su lugar de origen, esta variedad proviene de zonas desérticas o semidesérticas, por eso necesita mucho sol para crecer sano.

Sin embargo, en la actualidad es fácil encontrarla en cualquier lugar, incluso en regiones subtropicales o de clima templado, ya que se ha expandido hasta otros países, como es el caso de España. Por eso, incluso podrías tener uno en tu casa si te encargas de protegerla del frío (y mantenerla entre los 16 y los 26 grados), ya que por lo demás es una planta bastante resistente.

Su apariencia es la de una planta de tallo corto y grueso, similar a sus múltiples y carnosas hojas, que pueden medir entre 30 y 50cm de largo y finalizan en punta. En su interior almacena gran cantidad de agua gracias a un tejido viscoso.

Esta especie de gel incoloro es lo que comúnmente denominamos aloe en cosmética, ya que en esta sustancia se encuentran la mayoría de compuestos bioactivos beneficiosos que nos interesan: vitaminas, aminoácidos, minerales y antioxidantes. ¡Y estos son solo algunos de sus más de 160 componentes!

Componentes principales

Como ya hemos mencionado arriba, son muchos los elementos que encontramos en una hoja de aloe vera. Es precisamente su mezcla lo que desencadena las increíbles propiedades curativas de la planta.

Entre los más importantes, más allá del agua, que se da en abundancia, encontramos:

  • Enzimas. Son las que permiten llevar a cabo los procesos químicos y ayudar a destruir las toxinas medioambientales de nuestro organismo. En el aloe aparecen: Cyclooxigenasa, Oxidasa, Amylasa, Catalasa, Lipasa, Fosfatasa Alcalina, Carboxipeptidasa.
  • Vitaminas. Encontramos una gran variedad. Por ejemplo, la B1, 2, 6 y 12, que ayudan en los procesos de desintoxicación a través de la formación de hemoglobina. O la provitamina A, que ayuda a regenerar la epidermis, la vitamina C -que protege las células del envejecimiento prematuro- y la vitamina E, que además mejora la circulación.
  • Aminoácidos esenciales. Contiene Lisina, Threonina, Valina, Leucina, Isoleucina, Fenilalanina, Metionina, 7 de los 20 aminoácidos fundamentales que nuestro cuerpo necesita para la síntesis y que es necesario incorporar a nuestra dieta.
  • Aminoácidos no esenciales. Que sí puede producir nuestro organismo. Entre ellos encontramos: Histidina, Arginina, Hidroxyprolina, Ácido aspártico, Ácido glutámico, Prolina, Glicina, Alanina, Tirosina.
  • Minerales y Oligoelementos. Son esenciales para nuestra salud, como el magnesio, el manganeso, el hierro y el selenio.

Las propiedades que debes conocer

Una de las capacidades por la que es más conocido es por su habilidad cosmética y medicinal. Para empezar, es muy conocido porque suele usarse para prevenir las arrugas y mejorar la elasticidad general de la tez.

En esta línea, también puedes usarlo para curar quemaduras, ya que acelera el proceso de regeneración de la piel, o para prevenir las estrías causadas por las variaciones bruscas de peso o el embarazo.

Mediante sus potentes propiedades antioxidantes y antibacterianas ayudan a prevenir la aparición de infecciones y el crecimiento de bacterias dañinas. Y la alta presencia de aminoácidos proporciona una limpieza fondo en las tres capas de la piel.

Pero vayamos por partes y estudiemos mejor algunos de sus usos más interesantes.:

Acné.

Es una de las afecciones más comunes del rostro, en especial durante la adolescencia y juventud. Por suerte la sábila es capaz de regenerar los tejidos comenzando por el interior y absorbiendo el exceso de grasa que desencadena esos antiestéticos granitos

Para que sea eficaz debes usarlo en un jabón para lavarte la cara todas las mañanas y noches, así podrás decirle adiós al acné de una vez.

Afeitado y depilación.

Si tienes la tez sensible y te escuece tras rasurarla, échale aloe vera tras el afeitado, ya verás como así la notas más fresquita y sin rojeces. Además, evita que salgan erupciones y proporciona alivio inmediato, motivo por el que se usan en los centros estéticos de depilación.

Celulitis, estrías y otras marcas en la piel.

Admitámoslo, son tres de los problemas más frecuentes de la piel y, también, de los que nos generan más pudor. Pero gracias a que la sábila mejora los niveles del colágeno roto por las estrías, podrás reducirlas.

Asimismo, al reparar los tejidos que conforman la piel es útil para luchar contra las toxinas que ocasionan la celulitis.

También, al ser un regenerador natural te ayudará a curar las heridas, cicatrices y picaduras de insectos a mayor velocidad, a la par que reduce la inflamación y proporciona alivio inmediato.

Problemas capilares.

Pero no es solo bueno para la piel más visible, pues también es beneficiosa para el cuero cabelludo. Ya sufras de pérdidas, cabello dañado, seco o de problemas de caspa, si usas champús y otros productos que contengan esta planta podrás ponerle solución.

Esto es gracias a los minerales y vitaminas que aceleran el crecimiento del pelo y rejuvenecen los folículos capilares que se ocupan de prevenir problemas de calvicie.

Más allá de la cosmética, esta planta también cuida tu salud de distintas maneras. Por ejemplo, puedes utilizar la sábila vera para acelerar la curación de las molestas úlceras bucales o reducir la placa dental mediante el uso de enjuagues que contengan este gel entre sus componentes.

La inhalación del vapor de sus hojas hervidas mejora tu respiración si padeces resfriados leves o enfermedades más serias como asma o bronquitis.

Y, además, reduce los niveles de azúcar en la sangre en el caso de personas diabéticas, es un buen tratamiento frente al estreñimiento y es útil para el alivio sintomático de la artrosis o la artritis.

Advertencias de uso

A pesar de los múltiples beneficios del aloe vera, existen algunas contraindicaciones que deben tenerse en cuenta antes de su uso.

De entrada, hay algunas personas a las que incomoda su fuerte olor. Sin embargo, esto puede solucionarse fácilmente si recurres a productos cosméticos elaborados en los que este quede más camuflado. Pero también existen problemas más graves.

Por ejemplo, si sufres de cuadros patológicos o de insuficiencias renales, es mejor que evites su consumo. De la misma manera, debes tener en cuenta que existen posibles efectos secundarios, que varían desde calambres hasta la irritación.

Aunque no son frecuentes, lo mejor es que cuando notes los primeros síntomas suspendas el tratamiento con aloe vera y, si van a más, acudas a la ayuda de expertos.

Y, es que, para prevenir riesgos y salir de dudas, lo mejor es que consultes previamente con profesionales de la salud para evitar contraindicaciones si estás tomando otros medicamentos o evitar problemas de alergias.

Y siempre, en caso de duda, opta por productos ya elaborados de manera natural. Es decir, acude mejor a las cremas cosméticas que cuenten con sábila entre sus principales ingredientes, como la crema aloe vera de Nezeni Cosmetics. De esta forma obtendrás los mismos resultados a la vez que te evitas las posibles contradicciones.

Tampoco olvides que para notar los efectos debes ser constante en su uso. Los milagros no existen, aunque el aloe vera seguro que hace maravillas en tu piel.

Para que puedas elegir correctamente, hemos elaborado un artículo con las mejores cremas faciales con aloe vera.

Fuentes de referencia:

Aloe vera gel research review. An overview of its clinical uses and proposed mechanisms of action – naturalmedicinejournal.com

Twenty years of research on Aloe vera – DergiPark

Aloe vera: guía para saberlo todo de este ingrediente
Valora el artículo