la celulitis durante el embarazo

El cuerpo de una mujer adquiere muchos cambios durante el embarazo.

Pero sin duda, un cambio poco afortunado es la aparición de la celulitis.

La edad, la herencia y el peso son todos ellos factores, aunque también hay pasos que puedes seguir para minimizarla durante el embarazo.

Además, independientemente de que este periodo tenga una serie de limitaciones con la dieta, el ejercicio y las cremas, una alimentación saludable junto con distintos ejercicios seguros pueden hacer auténticas maravillas.

Causas de la celulitis durante el embarazo

Las razones para el desarrollo de la celulitis difieren de una mujer a otra.

Aun así, las siguientes, son algunas razones que bien podrían ser causas fundamentales de su aparición:

  • Estrógenos: estos hacen que el cuerpo almacene grasa esencial durante el embarazo y, por ende, también celulitis.
  • Tejidos conectivos: se aflojan naturalmente para facilitar el parto. Por lo tanto, es más fácil que la grasa se acumule en estas áreas.
  • El exceso de retención de agua en el cuerpo durante el embarazo también puede ser una causa fundamental,
  • Los cambios hormonales durante el proceso de gestación,
  • El bajo consumo de agua,
  • Los genes y el grosor de la piel,
  • La mala circulación sanguínea y las toxinas del ambiente
  • O una dieta deficiente, el exceso de peso y la falta de ejercicio pueden ser otras de las causantes.

¿Cómo prevenir la celulitis durante el embarazo?

prevenir la celulitis en el embarazo

Si te preocupa la apariencia que esta acumulación de grasa origina, aquí hay algunos consejos que deberías tener en cuenta y que son totalmente seguros tanto para ti como para tu bebé.

1. Minimizar los alimentos que fomenten la celulitis:

Elimina alimentos fritos, comida rápida o altamente procesada, quesos, carnes grasas, marinados, salchichas y productos de bollería de la dieta.

Opta mejor por carnes magras, aves de corral sin piel y pescado blanco o aquel que sea rico en omega 3, como el salmón o la dorada. Evita también alimentos que contengan colorantes y saborizantes artificiales. En definitiva, cuanto más natural sea, mucho mejor.


2. Incluye más frutas y verduras:

Aboga por una dieta saludable que incluya frutas y verduras frescas. En última instancia, los alimentos saludables te ayudarán a eliminar las toxinas que se acumulan en las células del tejido graso que conforman la celulitis.

Las frutas y verduras tienen un bajo contenido de calorías y una alta proporción de fibra, vitaminas, agua, minerales y antioxidantes. Tomar más verduras crudas como la lechuga, el repollo u otras similares te proporcionará más nutrientes y más cantidad de fibra.

Por su parte, las fruta, contienen celulosa, la cual es necesaria para conseguir una buena estructura celular y una buena salud de la piel.

Las frutas y verduras ricas en sustancias alcalinas, te ayudarán a equilibrar la naturaleza ácida de las toxinas, que a su vez mejoran el tono y la textura de la piel en general; además de que una alimentación saludable también es buena para mantener el feto sano y fuerte.


3. Vigila tu peso durante el embarazo:

Debes tratar de mantenerte en el peso ideal que el médico te haya recomendado tener durante el embarazo.

Cuanto más subas de peso, más probabilidades hay de que se origine la celulitis. Y si por el contrario estás intentando perderlo, hazlo siempre bajo la supervisión de tu médico de confianza.


4. Masajes:

El masaje durante el embarazo mejora la circulación sanguínea y hace que las toxinas se liberen. Por lo tanto, el masaje reduce la formación de celulitis y también te mejorará el cutis.

Además, este también puede contribuir a reducir la presión arterial, mejorar la calidad del sueño, aliviar el estrés y reducir la retención de líquidos. Dos veces por semana el masaje ayudará, casi con total seguridad, a prevenir este problema.

La Presoterapia es otro método excelente para minimizar la retención de agua; pero solamente se recomienda hacerlo en piernas y caderas.


5. Yoga prenatal y ejercicio:

El yoga prenatal reduce los tobillos hinchados, ayuda a mantenerte en forma y previene la acumulación de grasa subcutánea.

Los ejercicios cardiovasculares ligeros como caminar, los aeróbicos de baja intensidad o el entrenamiento ligero con pesas de mano, también te ayudarán a tonificar la parte superior e inferior del cuerpo.

El sudor producido por el ejercicio eliminará toxinas y limpiará la piel. Pero no solo eso, sino que gracias a él conseguirás tonificar el tejido muscular subyacente, que a su vez, contribuye a la pérdida de grasa.

Es bueno, sobre todo, hacer ejercicio en las primeras etapas del embarazo, ya que ayuda a mantener la celulitis a raya.


6. Bebe más líquidos:

Beber más agua y líquidos en general es útil para reducir la grasa acumulada.

Cuando se ingieren más líquidos, el cuerpo rápidamente elimina las toxinas que de lo contrario provocarían la acumulación de células grasas. Así que hidratarse, por tanto, mantiene la piel fresca, tersa y luminosa en lugar de seca y agrietada.


7. Limita la cantidad de sal:

La sal es de naturaleza ácida además de poseer propiedades deshidratantes. Cuando la naturaleza ácida se combina con el factor de la deshidratación, este resulta ser un gran villano para eliminar grasa.

Intenta reducir la ingesta de sal tomando alimentos más sanos que ya de por sí contengan menos sodio.

Tu cuerpo por defecto estará recibiendo sales minerales a través de una dieta variada y equilibrada; por lo que no hay razón alguna para añadir aun más sal cuando lo que estás intentando es precisamente prevenir la retención de líquidos.


8. Hidratación:

La hidratación ayuda a aumentar la elastina y el colágeno en la piel.

Así, tu piel será capaz de soportar el calor extra generado por el bebé que crece en tu interior. La mejor recomendación es intentar hidratar la piel al menos un par de veces al día.


9. Café molido:

Coge aceite de coco derretido (2-3 cucharadas), café molido (1/4 de taza) y un poco de azúcar moreno/blanco (3 cucharadas).

Mézclalo todo hasta que se forme una pasta espesa y asegúrate de que no se formen grumos.

Una vez fraguada la mezcla, aplícala allá donde la celulitis sea más visible. Cerciórate de hacer suficiente presión al mismo tiempo que masajeas las zonas afectadas.

Repite 2-3 veces por semana y, desde Cuidado+Estilo, te aseguramos que esto te hará maravillas. Si ves que tienes demasiados hoyuelos en la piel, simplemente aplícala con más frecuencia.


10. Exfoliación de la piel:

Una de las maneras más populares para eliminar la grasa subcutánea es utilizar un cepillo especial sobre la zona a tratar.

Hoy en día hay cepillos específicos para la piel de venta en tiendas especializadas de salud y cosmética.

Sólo tienes que cepillártela haciendo un movimiento circular. Tómate tu tiempo para cepillar toda la superficie de glúteos y muslos, enseguida notarás una reducción significativa de la celulitis al hacerlo unas cuantas veces por semana.


Consejos para superar la celulitis durante el embarazo:

consejos celulitis embarazadas

Comentábamos en otros artículos, que superar la celulitis no es un proceso fácil. Hay que seguir una dieta específica y hacer ejercicios seguros que sean adecuados en tu estado.

  • Sigue un estilo de vida sencillo e intenta mantenerte activa mientras estés embarazada.
  • Mantente en tu peso ideal y no piques demasiado entre horas, aunque ciertamente esto sea complicado.
  • Incluye alimentos ricos en grasas saludables y antioxidantes, como bayas, pescado rico en omega 3 y vegetales para evitar la retención de agua.
  • Evita el exceso de carbohidratos.
  • Asegúrate de ingerir suficiente vitaminas C y E para ayudar a mantener tu piel flexible y saludable.
  • Incorpora una cucharada de semillas de lino para la flexibilidad de la piel. Los ácidos grasos omega 3 y 6 presentes en este harán auténticas maravillas en tu cuerpo.
  • Evita el café y opta por el té verde, ya que ayuda a vaciar los depósitos de grasa y a evitar la acumulación de la misma.

Cómo reducir la celulitis después del embarazo:

Una dieta saludable, ejercicios regulares, tratamientos y cremas hidratantes, todo combinado, trabajan para reducir la grasa subcutánea, la retención de líquidos y la piel floja.

  • Sin embargo, las cremas anticelulíticas, por su parte, no son recomendables, ya que tu bebé puede llegar a absorber cualquier ingrediente mediante la leche materna. Las cremas solo son aconsejables una vez hayas dejado de amamantar.
  • Deberías seguir una dieta estricta y practicar ejercicio diario junto con tratamientos específicos a fin de mejorar el aspecto de la grasa subcutánea atrapada.

Si por cualquier razón no pudieras realizar ningún ejercicio (por razones obvias), entonces lo único por lo que deberías optar es por las cremas y una dieta saludable.

¿Te ha sido de ayuda el artículo?, ¿tienes alguna duda o quieres dejar tu opinón?

¡Entonces la sección de los comentarios es toda tuya!

La celulitis durante el embarazo – Consejos y recomendaciones para controlarla
4.8 (95.65%) 23 votes