limpiar-rostroLa belleza facial cada día es más importante y cada vez más gente se suma a realizar esta rutina diariamente ya que se han dado cuenta de los múltiples beneficios que tiene hacerlo y de los muchísimos perjuicios que conlleva no llevarla a cabo.

La realidad es que la salud y el aspecto de tu piel dice mucho de tí, de tu forma de cuidarte, de si estás pasando por un momento saludable o no y si te preocupa tu físico, entre otras cosas.

Además, lo primero que los demás ven de tí es tu rostro y tu apariencia externa, por eso tenemos que tener especial cuidado con la imagen que proyectamos hacia el exterior.

Realizar una correcta higiene de la tez facial es imprescindible para que se vea con luminosidad, hidratada, nutrida y con la suficiente elasticidad. No solo se verá así, si no que la sentirás de esta manera. Sin tiranteces, sin estar incómoda al hacer ciertos gestos y sin picores.

La sensación es una maravilla y una vez la pruebas ya no quieres tener la piel sucia nunca más.

Pero una vez te metalizas de que tienes que realizar una correcta limpieza facial todos los días, surge la duda de cuántas veces hay que hacerlo. Lo ideal es hacerlo un par de veces al día y de manera obligatoria antes de irse a dormir.

En este artículo te cuento todo sobre la limpieza facial y por qué es importante hacerlo dos veces al día. ¡Sigue leyendo!

¿Lavarse la cara dos veces al día?

Sí, sin ninguna duda. El momento más ideal y que considero obligatorio es por la noche antes de irte a dormir.

Cuando llegas a casa, después todo el día fuera han sido muchos los agentes que han intentado incidir en el interior del tejido epitelial.

No te pierdas: Doble limpieza facial: el secreto de las coreanas

Es el mejor momento para realizar una limpieza profunda y eliminar toda la suciedad que se ha acumulado. Así evitaremos que se acumule grasa, sebo, impurezas… y que den lugar posteriormente a imperfecciones como manchas o granos.

Una limpieza profunda antes de dormir es fundamental para que el rostro esté limpio, hidratado, nutrido y absorba durante toda la noche los productos que has aplicado en la tez.

Otro gran momento es por la mañana y también es muy recomendable que lo hagas nada más levantarte.

¿Por qué? Para afrontar el día con la piel fresca, hidratada y tonificada. Además durante la noche en ocasiones producimos un poco de sudor y es muy bueno que lo eliminemos con una limpieza matutina.

Por otro lado, a veces nos despertamos con la cara un poco hinchada, con ojeras o con bolsas tras una mala noche.

Hay productos limpiadores como el agua micelar que además de limpiar producen un efecto anti-inflamatorio. Estarás como nueva para afrontar un nuevo día.

Estos dos momentos son los ideales y siempre debes hacerlo: por la noche y por la mañana.

Ahora bien, hay otros momentos en los que podrías hacer una pequeña limpieza. Ese momento sería después de hacer deporte.

Tras una fuerte actividad física, nuestros poros se abren y el sudor penetra en su interior. Esto puede provocar la aparición de zonas con grasa localizada como el acné.

Al pasar un algodón después de hacer ejercicio conseguiremos eliminar la grasa, cerrar los poros y calmar la piel.

¿Cómo realizar una buena limpieza facial?

desmaquillar

En todas las rutinas debe haber dos pasos muy importantes que son el de desmaquillarse (en caso de ir maquillada) y el de limpiar.

Uno va antes que otro, y después de retirar todo el maquillaje tenemos que realizar una limpieza para limpiar la piel de manera más profunda.

Aunque no nos demos cuenta existen multitud de agentes externos que atacan nuestra piel y que no los podemos percibir a simple vista. Entre ellos se encuentran la contaminación, el polvo, el sudor y ciertos cosméticos.

Todos ellos pueden producir problemas a corto y largo plazo en nuestra piel si no los eliminamos de la misma y no realizamos una correcta limpieza.

En el momento que vas a limpiar tu rostro hay algo muy importante que tienes que saber si lo haces con agua o si la utilizas para aclarar.

Debes evitar la que sea muy caliente o muy frías ya que podrías provocar irritaciones en la piel. La mejor opción es usar agua tibia para que sea mucho más eficaz y consigas mejores resultados.

Al secarte la cara tienes que tener en cuenta también que bajo ningún concepto tienes que frotar. Debes hacerlo con pequeños golpecitos con la toalla y hacerlo con delicadeza y cuidado.

Cuando frotas, puedes provocar algunos pequeños maltratos a la dermis que son indeseados.

Por tanto, si no te maquillas pasa directamente al paso de la limpieza. Pero si te maquillas debes hacer ambas cosas.

El proceso de desmaquillarse se que es costoso porque da mucha pereza cuando llegas a casa después de un día duro tener que seguir esta rutina. Pero ¡no lo dejes pasar!

No te pierdas: 10 errores que estás cometiendo al lavarte la cara

Proceso a seguir

Una vez sabes la importancia de quitarse el maquillaje y hacer una correcta limpieza, voy a contarte cómo hacerlo de manera efectiva. Como en todo en la vida, hay que seguir una serie de pasos y un orden concreto para hacerlo a la perfección.

Antes de empezar es muy importante que identifiques tu tipo de piel. Saber si es sensible, grasa, mixta, normal… es vital para decidir que producto usar y cuál es la manera más adecuada de seguir una rutina.

Lo primero que tienes que hacer es centrarte en los ojos. Esta es la zona más sensible del rostro. La piel que los recubre es increíblemente fina y por tanto, es la más delicada y la que más mimos y cuidados necesita.

De esta zona te diré que empieza a notar los efectos del envejecimiento desde los 25 años, una edad muy temprana, por lo que si la empiezas a cuidar cuanto antes mejor.

Un mal tratamiento de este área provocará arrugas, ojeras y bolsas. Esto es debido a que el colaron en los párpados es menor que en otras zonas de la cara y por tanto, tiene menos elastina. Además la circulación funciona de manera diferente ya que algunos de los vasos sanguíneos en esta zona están inactivos.

Por estas razones, a veces nos despertamos con los ojos más hinchados de lo normal o nos salen arruguitas alrededor del ojo o las dichosas bolsas.

Una vez sabes esto, es muy importante que uses los productos adecuados para esta zona y le dediques tiempo si es necesario. Lo agradecerás. Además un truco muy efectivo es que te desmaquilles los ojos siempre desde el lagrimal hacia el exterior.

limpiar piel

Te recomiendo que uses un algodón, y para las zonas a las que no consiga llegar el algodón, utilices un bastoncillo.

Si usas maquillaje resistente como el waterproof tienes que usar productos específicos para ello ya que si no te costará muchísimo eliminar todo el rímel.

Otra zona muy sensible son los labios por lo que será la siguiente que trataremos y eliminaremos el labial. Hay colores que cuestan más que otros, sobre todo si usas pintalabios permanente, pero no te preocupes porque terminará eliminandose.

El siguiente paso sería el resto de la cara y el cuello. Recuerda hacerlo siempre en sentido ascendente para favorecer la circulación sanguínea.

Productos adecuados

En mi opinión el mejor producto que puedes utilizar para realizar una limpieza facial es el agua micelar. En concreto la marca Nezeni Cosmetics es mi favorita.

El agua micelar es un producto “todo en uno” que limpia, hidrata, tonifica y nutre al mismo tiempo. Está compuesto por las micelas, que son unas moléculas que atraen la suciedad y la grasa como si de un imán se tratara y la expulsan hacia el exterior.

Para aplicarlo tan solo necesitas un algodón donde impregnar el producto y realizar suaves pasadas por el rostro para ir eliminando poco a poco todo el maquillaje (en caso de llevar) y toda la suciedad.

Además es un producto que sirve perfectamente para los ojos y los labios, las zonas más sensibles de la cara. Eso sí, si usas maquillaje waterproof quizá no te sirva de forma tan eficaz y necesites mirar otras opciones que se adapten a tus necesidades.

Aunque no es necesraio, puedes alternarlo con otros productos para que la limpieza sea aún más eficiente y puedes compaginarlo con un gel limpiador. Pero ya te digo que no hace falta.

El producto que no te voy a recomendar y que es posible que estés utilizando son las toallitas desmaquillantes. Se que son muy prácticas, muy cómodas y accesibles en cualquier momento y lugar, pero para nada son la mejor opción.

Te interesa: Cómo hacer un limpiador facial casero

En ocasiones, suelen irritar la piel y provocar rojeces y nunca eliminan el maquillaje. Si pasamos un algodón después de pasar una toallita nos daremos cuenta de que aún quedan multitud de restos en la cara. Ten cuidado con ellas y opta por la calidad más que por la comodidad.

También te serán útiles todos estos ingredientes naturales para limpiar el rostro.

¿Se puede limpiar la piel en exceso?

Hay que tener cuidado con obsesionarse con lavarse la piel. Es muy importante hacerlo pero sin llegar a extremos ya que si hacemos un exceso de limpieza el efecto puede no ser tan beneficioso.

La razón principal es que puede causar irritación, piel seca, alterar el PH de la dermis y en el caso de que tengas la piel muy grasa podemos provocar incluso que aparezcan más granitos.

Ya sabes todos los trucos y todas las claves para que tu rostro luzca impecable todos los días.

Descubre en este artículo las necesidades básicas del cuidado del rostro.

Recuerda hacer una limpieza dos veces al día, elegir bien el momento y usar los productos adecuados. De esta manera, nadie se va a resistir a mirar esa piel que tanto va a lucir este verano.