que es el serumEl suero es uno de los productos imprescindibles para el cuidado facial; pero, ¿qué es y para qué sirve el serum? Aquí te contamos todo lo que este tratamiento concentrado puede hacer por tu piel.

Con tanto producto de belleza es imposible no perderse y dudar entre los que son importantes y los que no lo son tanto, pero de una cosa puedes estar segura: el suero un básico que no debe faltar dentro de tu rutina facial.

¿Quieres saber más? Pues aquí te explicamos todo lo que necesitas saber sobre este extraordinario cóctel de activos.

¿Qué es el serum?

Es un elixir de belleza que contiene una alta concentración de principios activos que ayudan a mejorar la calidad del cutis.

Es el complemento perfecto para la crema de tratamiento habitual ya que, mientras que esta se queda en las capas más superficiales, el suero penetra hasta las más profundas.

Tiene una textura muy ligera que, en algunos casos, puede ser incluso acuosa.

Se extiende y absorbe fácilmente sin dejar sensación grasienta ni pegajosa. Además, cunde mucho porque tan sólo hay que usar 2 o 3 gotas.

Estas son sus diferencias con respecto a las cremas.

Al igual que ocurre con las cremas hidratantes, existen varios tipos de suero: hidratantes, antiedad, revitalizantes, reafirmantes, anti-acné… Elegir el más adecuado dependerá de las necesidades y el estado de tu epidermis.

¿Para qué sirve?

El serum se utiliza principalmente para potenciar los efectos del tratamiento habitual y es perfecto para todas aquellas personas que buscan una hidratación extra o un cuidado antiedad más potente.

Como te decíamos antes, la fórmula del suero es más concentrada que la del resto de productos por lo que aporta una mayor de nutrientes esenciales que ayudan a mantener la tez en perfecto estado.

¿Qué problemas cutáneos puede tratar?

Existen diferentes tipos de serum y, en función del problema que quieras tratar, así deberías escogerlo. Estos son los más comunes:

  • Arrugas y flacidez.
  • Tez seca y falta de hidratación.
  • Manchas oscuras provocadas por la exposición solar y un exceso de pigmentación.
  • Falta de luminosidad.
  • Sensibilidad.
  • Fatiga y signos del cansancio.
  • Piel grasa, con acné y/o imperfecciones.

¿Buscas el mejor? Pues no te pierdas nuestro artículo con Los Mejores Serums del mercado.

aplicar serum

¿Qué ingredientes deberían de incluir para cada problema y tipo de piel?

Cada tipo de piel y problema requiere un serum específico. Aquí tienes los ingredientes más recomendados según las necesidades de tu tez.

Arrugas y flacidez

Si te preocupa el envejecimiento, te recomendamos que elijas un suero que esté enriquecido con activos antiedad como colágeno, retinol o Cobiolift. Para nosotras, el serum de Nezeni Cosmetics es el mejor y mañas completo.

Además, con el paso de los años, la tez también va perdiendo hidratación y luminosidad por lo que también es importante que este tipo de producto contenga activos hidratantes como el ácido hialurónico o la vitamina E.

La niacinamida también es un poderoso activo antiedad que combate los radicales libres, mejora la elasticidad y reduce el aspecto de las arrugas y las líneas de expresión.

Piel seca y falta de hidratación

Si tienes la tez seca, lo mejor es que elijas un producto elaborado con ingredientes activos hidratantes como el aloe vera y el ácido hialurónico.

Ambos tienen una gran capacidad para retener agua, hidratan la dermis en profundidad y evitan la pérdida de agua.

Además, el aloe vera tiene propiedades calmantes por lo que es una sustancia perfecta para tratar la piel seca y sensible.

Las ceramidas también tiene un gran poder humectante. Restauran la hidratación y mejoran la textura cutánea.

Manchas oscuras

¿Te preocupan las manchas oscuras? Entonces es aconsejable que uses un serum enriquecido con ingredientes aclarantes y despigmentantes como la vitamina C, la niacinamida, tiamidol y antioxidantes.

La vitamina C ayuda a combatir los daños y las manchas provocadas por el sol y unifica el tono; la niacinamida es un derivado de la vitamina B3, que trata el melasma y reduce la hiperpigmentación; el ácido kójico, inhibe la producción de melanina.

Y, por último, los antioxidantes también tienen un papel fundamental en el cuidado antimanchas ya que neutralizan los radicales libres y evitan también la aparición de un exceso de pigmentación en algunas zonas del rostro.

Falta de luminosidad

Para la tez apagada y con tono cetrino, lo mejor es que optes por un tratamiento a base de vitamina C que restaure la luminosidad del cutis.

La vitamina C es un potente antioxidante que ilumina y aclara la epidermis y, aparte, combate los radicales libres. Puedes encontrar los mejores productos con vitamina C en este artículo.

Y el ácido glicólico y el láctico exfolian e iluminan la piel. Eso sí, procura usarlos por la noche y, al día siguiente, aplica un protector solar para evitar que te salgan manchas.

Sensibilidad

La piel sensible es aquella que se irrita y reacciona con facilidad. Para combatir el picor, la irritación y el enrojecimiento es importante que elijas un serum a base de aloe vera, té verde, avena, caléndula o vitamina E que alivian y calman la epidermis.

La niacinamida y el extracto de frambuesa reducen las rojeces, uno de los principales signos de la piel sensible.

Fatiga y signos del cansancio

Si tu tez muestra signos claro de fatiga y cansancio, entonces es importante que elijas un producto que incluya ginseng o cafeína y, si lo combinas con vitamina C aún mejor.

Los dos primeros revitalizan y ‘despiertan’ la piel y la vitamina C ilumina. Es el cóctel perfecto para lucir un cutis radiante.

Piel grasa, con acné y/o imperfecciones

Exceso de grasa, granos, espinillas, imperfecciones… Si esto te resulta familiar, entonces lo mejor es que elijas un serum que esté elaborado con ingredientes seborreguladores y perfeccionadores como ácido salicílico, peróxido de benzoilo, ácido oleanolico o la vitamina A, que ayudan a reducir la producción de sebo y tratan el acné.

Además, el ácido salicílico y el peróxido de benzoilo proporcionan una acción exfoliante que limpia los poros en profundidad y evita su obstrucción.

Ahora que ya sabes cuáles son los ingredientes más adecuados para cada problema de la piel, recuerda fijarte siempre en el INCI del producto que se encuentra situado en la parte posterior del envase o del packaging para saber cuál es la eficacia real real del serum.

Los ingredientes están ordenados de mayor a menor en función de su concentración, es decir, los más concentrados están en la parte más alta del listado.

También es importante que elijas un serum que esté libre de ingredientes de origen químico como parabenos, ftalatos, perfumes y colorantes sintéticos, PEG, aceites minerales y otras sustancias que puedan dañar la piel y la salud a largo plazo.

¿Cómo se utiliza?

Si quieres sacar el máximo partido al serum, lo principal es que sigas el orden correcto.

En primer lugar, limpia el rostro con un gel limpiador, una loción o el agua micelar, lo que le vaya mejor a tu cutis. Así eliminas los restos de suciedad e impurezas para que el producto penetre más fácilmente a través de la epidermis.

A continuación, sobre la piel limpia, aplica el tónico y, una vez seca, extiende el suero con un ligero masaje hasta que se absorba totalmente y, después, usa el contorno de ojos y tu crema hidratante habitual.

Se recomienda usar el serum por la mañana y por la noche.

Si lo aplicas por la mañana, recuerda siempre usar un protector solar o una crema hidratante con factor de protección solar porque el suero no tiene filtros solares y, por lo tanto, no protege frente a las radiaciones UVA/UVB.

También es importante que exfolies la piel 1 o 2 veces por semana. Esto evitará que los poros se obstruyan, favoreciendo así una mayor penetración de los principios activos.

Procura usar exfoliantes de grano fino para evitar dañar la tez.

Qué es y para qué sirve el serum
Valora el artículo